martes, 5 de febrero de 2013

Por qué se mueven los labios si se signa con las manos

El asunto de la kinesia labial, y concretamente cuándo movemos los labios pronunciando la palabra correspondiente a un signo, nos trae muchos quebraderos de cabeza a todos los que estudiamos lengua de signos. ¿Acaso hay una regla no escrita?

Como tal, no. Pero sí hay ciertos patrones que nos pueden ayudar un poco a saber cuándo mover los labios:
  • Mientras deletreamos con el alfabeto dactilológico, es muy útil ir pronunciando la palabra. Por ejemplo, ya que la efe y la te son muy parecidas (y mucha gente las signa igual), serán los labios los que nos indiquen a qué letra se refieren.
  • Como ya hemos mencionado alguna vez, en las lenguas de signos también existe la polisemia y un mismo signo puede tener varios significados. Para saber a cuál nos referimos, utilizamos la kinesia labial. Elixabete pone un ejemplo de esto en los comentarios, más abajo.
  • Igual que en castellano para destacar algo podemos subir la voz o hacer algún gesto enfatizante, en lengua de signos uno de los recursos que se suele utilizar para subrayar algo es pronunciar al mismo tiempo la palabra equivalente al signo. 
  • Sin embargo, no todos los signos pueden traducirse por una única palabra, y este es el caso de las expresiones típicas de la comunidad Sorda (también llamadas «signos especiales»). Estos signos suelen incorporar un patrón labial propio: al hacer el signo POR-LEY, pronunciamos «ley», con el de PERDERSE-INFORMACIÓN los labios pronuncian «pr», el de FRECUENTEMENTE se acompaña de «dadada».
  • No olvidéis que, generalmente, cuando hay kinesia labial, no se pronuncia toda la palabra por completo, sino solo parte. Para aprender, además de fijarse mucho en lo que hacen las personas sordas signantes, podéis simplemente acortar las palabras o pronunciar solo el principio. Por ejemplo, en el signo de BLANCO los labios pronuncian «blan», y en el de AZUL, «zul».
  • Otro ejemplo de uso, como apunta Laura (@lalunadeabril) por Twitter, es a la hora de signar cantidades. Puesto que la forma de signar los números puede variar dependiendo de la persona, acompañar nuestra signación de kinesia labial es una estrategia muy útil para asegurarnos de que la información llega.
  • A la hora de signar en un grupo en el que participan personas que no conocen la LS y otras que sí, es natural apoyarse mucho en la kinesia labial (e incluso pronunciar las palabras en voz alta) para que todos puedan seguir la conversación. Sin embargo, siempre habrá una lengua que domine (recordad que tienen estructuras y normas gramaticales distintas). Si domina la lengua oral, probablemente acabemos signando en bimodal o español signado, mientras que si domina la lengua de signos, esposible que nuestro discurso oral nos recuerde un poco a como hablaban los indios en las películas de antes, sencillamente porque nos guiaremos por otra gramática.
¿Sabéis alguna regla más que podamos incorporar a esta colección? Por favor, añadidla en los comentarios o contactad conmigo vía Twitter y la incorporaré a la entrada.

Como conclusión, me gustaría destacar que lo más importante para acertar con la kinesia labial es abrir bien los ojos, tener mucho contacto con nativos de la lengua de signos y copiar, copiar, copiar. Así es como se aprenden todos los idiomas...

7 comentarios:

  1. Hola :)
    Se me ocurren otras situaciones, pero dependen más del contexto comunicativo, por lo cual no sé hasta que punto tienen cabida en tu entrada.
    Son situaciones que he tenido durante este curso y que son derivadas del uso de la lengua de signos en ambientes orales.
    Una de ellas es que el término en castellano sea importante, es decir, que para tu usuario (desde el punto de vista de un intérprete) necesite conocer el término al que un signo hace referencia.
    Un ejemplo: Imputar en el ámbito de la contabilidad quiere decir anotar en la contabilidad, lo mismo que contabilizar, por lo tanto yo las signo igual, pero es importante para mi alumno saber cuando se usa cada uno y conocer los dos términos, por eso yo los vocalizo.
    Aparte, mi alumno, a pesar de ser bilingüe, convive con gente oyente en su mayoría y se le hace muy difícil entender la LS sin vocalización. No quiere esto decir que le vocalizo todo, pero si es verdad que vocalizo mucho más con él que con otros sordos, por ejemplo.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      Pues tienes razón, esa es otra de las funciones de la kinesia labial: matizar, especificar y aclarar. Si por ejemplo ese alumno luego tiene que escribir un examen, tendrá que conocer la diferencia entre ambos términos, por mucho que en lengua de signos sean polisémicos.

      Y ahora que caigo, también hay otro uso: ¡para que los que empiezan a aprender lengua de signos entiendan lo que les dice el profesor o la profesora!

      Un saludo y gracias, como siempre.

      Eliminar
  2. ¡Vaya, qué interesante! La verdad es que me encanta leer sobre cosas que desconozco absolutamente. Me ha parecido muy curioso dar respuesta a estas preguntas, que los que estamos fuera del mundillo seguro que nos hacemos. ¡Difundo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y por tu curiosidad, Merche. Lo bueno de estas entradas es que sirven tanto para los que nos iniciamos en el mundillo de la lengua de signos, como para aquellos a los que simplemente les pica la curiosidad :-)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Un tema muy interesante que desconocía. Yo creía que se pronunciaban todas las palabras o, al menos, sí las palabras clave completamente. En muchos casos, es porque muchos sordos que sí se comunican por LS, leen los labios casi tan bien como los signos y es por ello que creía que se pronunciaban las palabras completas, para que pueda seguirte como él prefiera.

    Por desgracia para mí, no he podido experimentar demasiado en ámbitos con sordomudos. Lo que sí puedo decir es que conozco un caso (el primo de mi novio) en el que él es completamente sordomudo (aunque sí puede hacer algún sonido gutural, como reírse) y se comunica con su familia por signos y con el resto por señas y moviendo los labios. Su hermana, cuando habla con él y hay gente alrededor, va hablando normal (eliminará alguna palabra, eso sí) al tiempo que va haciendo los signos.

    Ahora bien, entiendo que tiene que ser muy complicado hacer esto todo el rato, pero sí que creo que, para los que no sabemos signar, nos permite seguir la conversación y, quién sabe, aprender al mismo tiempo algunos de los signos (ya te conté que yo me quedé anonadada, con boca abierta incluída, mirando cómo hablaban e intentando relacionar los signos con las palabras).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Curri, cuando una persona signa en presencia de gente oyente que no entiende lengua de signos, tenderá a vocalizar más de lo ahbitual o incluso a utilizar la voz.

      Lo que pasa es que es complicado signar correctamente, quiero decir, siguiendo la estructura y la gramática de la LS, y hablar en voz alta correctamente también... De hecho, cuando empecé el primer curso de lengua de signos nos hicieron la pregunta de si eso era posible y yo, más chula que un ocho, dije que sí, que para eso estaban los intérpretes. Luego el profe me explicó que es como pretender que una persona hable español y escriba en inglés a la vez (en definitiva, utilizar dos códigos lingüísticos distintos), y que además no cometa fallos en ninguna de las dos tareas. Está complicado...

      Y de hecho lo que hacemos en las clases cuando se da esa situación (entre profesoras), es que primamos la lengua de signos (que es la que hay que practicar, después de todo), y vamos intentando ponerle palabras y que no suene del todo a indio para la profe oyente... :-) Toda una experiencia.

      Un saludo y a ver si te animas a aprender, estoy segura de que allá también hay cursos. Y conociendo ya a gente con la que practicar tienes mucho ganado.

      Eliminar