jueves, 15 de noviembre de 2012

¿Por qué son necesarios varios tipos de subtítulos para sordos?

Ahora que ya hemos comentado las características básicas del subtitulado para sordos ha llegado la hora de introducir la opinión de algunos expertos: la utilización de varios tipos de subtítulos para personas sordas.

Para poder entender esta posición es necesario que quede claro un concepto: la heterogeneidad del colectivo formado por las personas sordas y con discapacidad auditiva.

Uno de los factores de esta diversidad es si se trata de personas oralistas o signantes, como mencioné en ¿Y si hubiera nacido sorda? No todos tienen necesariamente las mismas capacidades ni preferencias. Por ejemplo, alguien que haya estado siempre en contacto con la comunidad oyente puede que prefiera los subtítulos y que además no tenga ningún problema en seguirlos a la velocidad estándar para las personas oyentes (17 caracteres/segundo). Sin embargo, alguien que haya crecido en el seno de una familia signante y se comunique principalmente mediante la LS es posible que tenga problemas para seguir los subtítulos a esa velocidad (igual que a un oyente le cuesta leer los subtítulos en un idioma que no domina) y probablemente quiera que el programa se interprete a LS.

La Sexta, además de por los subtítulos para sordos, apuesta también por la interpretación a LSE.

El grado de pérdida auditiva es otro de los factores que pueden influir en las preferencias de los destinatarios. Si los destinatarios tienen restos auditivos, es probable que los subtítulos les sirvan de ayuda para captar aquello que no hayan entendido y no tengan por tanto problema en que los subtítulos vayan a la velocidad estándar para oyentes y, es más, prefieran que sean literales.

El momento de la pérdida de audición también puede influir en la velocidad de lectura adecuada para cada persona. Una persona sorda prelocutiva puede que tenga más dificultades para leer los 35 caracteres en seis segundos (eso siendo optimistas, dando por hecho que esta regla se cumple) que una postlocutiva. Y esto por no mencionar el caso de los niños, de los que muchas veces se espera que lean los subtítulos aunque aún no tengan edad para leer. Afortunadamente, desde febrero, Disney Channel ha incorporado a la emisión matutina de «La casa de Mickey Mouse» intérpretes de lengua de signos.

Los más pequeños pueden disfrutar de Mickey en LSE.

En mi opinión, lo ideal sería que se eligiera el método más adecuado para hacer accesibles los programas en función del grupo destinatario al que se dirige. Así, si los niños son demasiado pequeños, la interpretación a LS debería poder ayudarles a comprender el mensaje (especialmente si ya están familiarizados con la LS). En aquellos programas infantiles enfocados a niños que estén aprendiendo a leer, los subtituladores deberían tenerlo en cuenta y adaptar los subtítulos a una velocidad de lectura lenta y tratar de utilizar palabras que no sean de un registro demasiado culto o difíciles de leer.

De hecho, en 2006 se llevó a cabo un estudio en el que se mostró un fragmento de «Shin Chan» a niños con discapacidad auditiva y que llevaban un implante coclear desde hacía al menos dos años. El resultado fue que, aunque en 1º y 2º de Primaria se esperaba de los niños que leyeran 40 y 62 palabras por minuto respectivamente, la velocidad de lectura exigida por los subtítulos era de 96 palabras por minuto. Teniendo en cuenta que la capacidad lectora y de comprensión de estos niños era inferior a la de sus compañeros oyentes, queda claro que ningún niño a esa edad podría leer y entender los subtítulos (con discapacidad auditiva o sin ella). Así pues, molestos por no poder ver bien toda la pantalla y sin comprenderlos, los quitaban, dejando pasar por tanto una oportunidad excelente para mejorar su capacidad lectora.

En contra de la propuesta de contar con varios tipos se subtítulos para sordos está el argumento de siempre: los costes. Si subtitular un minuto ya cuesta entre 4-6 euros, (si el plazo es ajustado, 9 euros, y si se trata de subtitular un programa en directo las tarifas se duplican), imaginad hacer frente a ese gasto por duplicado o incluso triplicado.

¿Cómo lo veis vosotros?

1 comentario:

  1. Hola,

    Me parece muy interesante el artículo, podría aconsejarme algun libro sobre SPS.

    Muchisimas Gracias

    ResponderEliminar