sábado, 24 de noviembre de 2012

Concierto de Rozalén con Beatriz Romero como ILSE

Anoche tuvo lugar otra de esas citas accesibles ineludibles: la albaceteña María Rozalén dio un concierto accesible en la sala Wah-Wah de Valencia, totalmente interpretado a lengua de signos española gracias a la ILSE Beatriz Romero.

En la entrada sobre el concierto interpretado de la Rana Mariana ya dejé un par de vídeos como referencia para que supierais qué os perderíais si no acudíais a verlo (ojo, que no solo actúan en la capital del Turia, están de gira)... Solo puedo deciros que vale la pena, y mucho. Además de que Rozalén tiene unas canciones preciosas y divertidísimas, ver la interpretación de Bea es algo que vale la pena de por sí. No solo interpreta el sentido de las canciones, buscando ir más allá de la literalidad, sino que además con su expresión facial y corporal es capaz de transmitir todos los matices que acompañan a las letras, especialmente la ironía.

Y para entenderla no hace falta saber lengua de signos creo yo, de hecho, las carcajadas se suceden unas a otras, tanto de oyentes como de personas con discapacidad auditiva. Por ejemplo, al principio de la canción Cal y arena, cuando Rozalén habla de que ha preparado una lista de instrucciones para que los hombres puedan conquistar a las mujeres como ella y Bea deja claro en la interpretación que no es una listita de nada, sino una lista interminable. Mirad:




O al final, cuando María canta entre los paisanos y los militares/ me salen a diario novios a millares, Bea lo representa como que todos los días le salen pretendientes y los sitúa en el espacio haciendo cola a su alrededor para que les toque el turno de hablar con ella. Al seguir con como monigotes vienen tras de mí, Bea hace el signo de títeres y simula que la cola de pretendientes la sigue tan de cerca que, al frenar, se chocan unos contra otros.

Eso es una buena interpretación a un código visual, poder prescindir de las palabras y expresar lo mismo con imágenes. Bravo, Bea, ya te lo dije en el concierto anoche, pero es que te lo mereces :-)

Las futuras ILSE con Bea Romero, a ver si se nos pega ese arte.

Pero además, Raquel Díaz interpretó las canciones del grupo Granate, que actuaba después. Si la semana pasada ya nos había dejado con la boca abierta interpretando a los rumberos La Rana Mariana, esta vez con el flamenco se superó. Como a ratos las canciones eran instrumentales, tuvo ocasión de soltarse la melena y sacar a la bailaora que lleva dentro. Fuera vergüenza, que aquí queremos marcha, marcha.

Raquel Díaz mostrando su desparpajo interpretando a Granate.

Este era el primer concierto totalmente accesible de Takones Rumberos y esperamos que la acogida del público haya superado sus expectativas y que sigan apostando por la accesibilidad. Además de ser una ocasión excelente para conocer a gente, es estupendo que todos podamos disfrutar de la música. Fesord participó en la organización del concierto y vendieron abanicos solidarios a lunares para recaudar dinero y paliar un poco los recortes presupuestarios. Supongo que lo de que por problemas eléctricos el aire acondicionado no funcionara les vino fenomenal. Yo colaboré con una chapita de I lengua de signos.

Como curiosidad, cabe destacar que los cuatro apagones de luz que hubo (y que afectaron al barrio entero) pusieron a prueba nuestra capacidad de entendernos en lengua de signos en las condiciones más extremas. Si ya es complicado entender el dactitlológico a esas velocidades de infarto (no se suele utilizar tanto, pero como aún estoy aprendiendo hay signos que no conozco y me los deletrean), imaginaos hacerlo sin más luz que la de emergencia, teniendo que girar el cuerpo cada vez para estar mínimamente iluminados... Por no hablar de los signos en general, cuyas configuraciones quedaban ocultas en las sombras (al menos para las que estamos aprendiendo, entre ellos se seguían entendiendo bien). Así que, mientras haya luces de emergencia en funcionamiento, seguimos comunicándonos. Alto y claro. :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario