viernes, 30 de noviembre de 2012

La situación actual de los intérpretes de lengua de signos en Europa

En el marco del II Seminario del Centro de Normalización Lingüística de Lengua de Signos Española (CNLSE), celebrado ayer 29 de noviembre de 2012 en Madrid, Maya de Wit, intérprete de lengua de signos holandesa, norteamericana e internacional y antigua presidenta del Foro Europeo de Intérpretes de Lengua de Signos (EFSLI), comentó a los más de 350 asistentes (y a todos aquellos que lo seguimos por Internet) cuál es la situación de los ILS en Europa. Seguid leyendo si queréis enteraros de todo :-)

El seminario fue totalmente accesible: contó con intérpretes de lengua de signos (que hacían directa o inversa
según el ponente) y subtitulado en directo. Siguiéndolo por Internet se podían ver también las diapositivas que utilizaban.
En la gráfica vemos el aumento de ILS en los 19 países que han respondido a todas las encuestas desde 2000.

Para ello, nos remitió a los resultados de una encuesta que ha llevado a cabo durante los últimos años y cuyos resultados espera publicar antes de fin de año. En 2000 recogió datos de 19 países, en 2004 de 29, en 2007 de 25 y finalmente este año de 35, un número nada desdeñable, teniendo en cuenta que solo envía las encuestas a países de la Unión Europea o candidatos a formar parte de ella.

Con este objetivo contacta con las asociaciones nacionales de intérpretes de lengua de signos de cada país, lo que ya le llevó a darse cuenta de que en algunos no existen. En estos casos las remitió a las asociaciones nacionales de personas sordas. Por otra parte, cada país es un mundo y así encontramos ejemplos de países que cuentan con varias asociaciones de ILS a nivel nacional, como puede ser Suiza (3) o Bélgica (3), una por cada región. Otros países como Italia cuentan con dos asociaciones por tradición. De Wit se encontró por tanto con muchas discrepancias en cuanto al asociacionismo de los ILS en Europa. Por ejemplo, la primera asociación nacional fue la de Suecia, la Swedish Association of Sign Language Interpreters (STTF), creada en 1969, y la última fundada es la de Polonia, la Stowarzyszenie Tłumaczy Polskiego Języka Migowego (STPJM), en 2009, pero hay muchos países que no cuentan con ninguna (Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Chipre, Hungría, Letonia, Malta, Ucrania, etc.).

Esto se ve influido, sin duda, por el número de ILS que ejercen esta profesión en cada país. Según los datos recogidos en su encuesta, Luxemburgo solo cuenta con uno, Albania con seis y Malta con siete. Al otro extremo encontramos a Rusia con 820, Reino Unido menos Escocia (que cuenta con su propia asociación) con 700 y a España, en un nada desdeñable tercer puesto, con 667 intérpretes de lengua de signos. Se calcula que en la Unión Europea hay un millón de usuarios de lengua de signos que utilizan los servicios de interpretación. Haciendo una simple decisión, May de Wit llegó a la conclusión de que, de media, existe un ILS por cada 127 usuarios, cifra que habría que mejorar.

Por lo que respecta al reconocimiento de las lenguas de signos europeas, de nuevo hay grandes discrepancias. Solo Islandia, Hungría, Austria, Portugal, Finlandia y Eslovaquia han reconocido estas lenguas en su Constitución, logrando así su total reconocimiento. Otros países, como España, además de Alemania, Francia, Grecia, Suecia, Reino Unido y Rumanía, entre otros, las reconocen mediante algún tipo de regulación, aunque no en la Constitución. Tristemente, son muchos los países cuyas lenguas de signos no han obtenido de momento un reconocimiento formal, como Dinamarca, Noruega, Suiza, Italia, etc.

Listado completo de los países que no han regulado
sus lenguas de signos en la Constitución. | MAYA DE WIT

Analizando los programas de formación de intérpretes de lengua de signos, encontramos en Europa más de 65. Los más cortos tienen una duración de dos años (formación profesional) y los más largos, cinco (máster). En cifras: existen 24 postgrados, 14 grados universitarios, 66 programas de formación profesional, cuatro certificados y once programas que Maya de Wit no llegó a clasificar, como el caso de Francia, que solo oferta formación cuando hay demanda de ILS. Países como Albania, Bosnia, Croacia, Malta y Serbia no cuentan con ningún tipo de programa educativo para formar a ILS, y en Italia acaba de empezar el primero en Venecia. La tendencia es aumentar el número de años de educación a cuatro y además llevar la formación a un nivel universitario para así poder elevar el nivel lingüístico con el que obtienen el título los profesionales.

En cuanto a las condiciones laborales, Maya de Wit se mostró totalmente segura de algo: «sin remuneración adecuada no habrá intérpretes de lengua de signos». Y de hecho, la experiencia lo confirma: en Croacia, por ejemplo, ni siquiera se reconoce la ILS como una profesión y tampoco se les remunera por sus servicios. Con todo, hay gente que sigue intentando dedicarse profesionalmente a esta labor, pero no suelen durar más de un año.

La mayoría de ILS trabaja para las propias asociaciones u organizaciones de personas sordas, poco a poco va aumentando el número de intérpretes autónomos y, abrid bien los ojos que os interesa, el futuro apunta hacia la interpretación vía ordenador o, en inglés, video remote interpreting (VRI). Como señaló la propia ponente, hay que mirar este tipo de interpretación con cierto escepticismo porque, si bien puede ser ideal en términos de tiempo y abaratamiento de costes, se pierde demasiada información y puede ser contraproducente para los usuarios (imaginaos en una consulta médica, por ejemplo). A veces lo barato sale caro.

Formas de trabajo de los intérpretes de lengua de signos europeos. | MAYA DE WIT

Y llegamos a un punto interesante: ¿cuál es el salario medio de un ILS en cada país? ¿Hay mucha diferencia entre los países del norte de Europa y los del sur? Pues sí, aunque también la hay entre los países situados al este y al oeste. Con un salario medio por hora interpretada (sin contar transporte ni dietas) de entre 51 y 70 euros, encontramos a Alemania y Suiza. Entre 40 y 50 euros es lo que cobran los ILS islandeses, holandeses, belgas (según la zona), franceses, italianos y austriacos. Los peor pagados, entre 2 y 10 euros la hora, los rusos, ucranianos, croatas, húngaros, yugoslavos y bosnios. Abajo en el mapa, podéis ver el resto de resultados que presentó Maya de Wit. Los países cebrados son aquellos de los que no obtuvo datos durante su investigación.


Tarifas por hora de interpretación de lengua de signos cobrada por ILS autónomos (por países). | MAYA DE WIT

Otra de las reivindicaciones de la ponente fue que, dado el aumento de la movilidad estudiantil y laboral que está caracterizando los últimos años, debería instaurarse una legislación común para la interpretación de lengua de signos que fuera de obligatorio cumplimiento en toda Europa. No se entiende, por ejemplo, que si una persona sorda signante decide irse de Erasmus se le asigne un intérprete local y no uno que domine la lengua de signos española. Ádám Kósa, un miembro húngaro  del Parlamento Europeo, sordo signante y abogado de formación, está luchando precisamente por conseguir que los usuarios de las lenguas de signos también puedan estudiar en el extranjero en igualdad de condiciones.

Os dejo un vídeo de una de sus intervenciones en 2008, interpretada al italiano:




Sí está reconocido este derecho a recibir la información en una lengua que les sea comprensible en el caso de un proceso penal, algo que garantiza la directiva 2010/64/EU. Así, si una persona usuaria de la lengua de signos española viaja a Finlandia en verano y debe participar en un proceso penal, tendrán que proporcionarle un intérprete de lengua de signos española.

En cuanto al futuro, Maya de Wit animó a los participantes a aspirar a una situación mejor y luchar por ese objetivo y puso como ejemplo el caso de Noruega, donde las personas signantes tienen derecho a un ILS durante toda su formación (¡100%!), sea al nivel que sea. En el ámbito laboral, un 15% y para el resto de actividades (reuniones de vecinos, cursos, conferencias, etc.), 30 horas a la semana. Aún nos queda un largo camino por recorrer, ¿no creéis? ;-)

Fue una charla apasionante que, incluso desde la distancia, me cautivó, así que os animo a seguir investigando más sobre este tema, a compartir vuestros descubrimientos y, si queréis contactar con Maya de Wit, podéis localizarla en su página web o seguirla a través de Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario