domingo, 18 de noviembre de 2012

Concierto con intérprete de LS: La Rana Mariana

Ayer acudí por primera vez a un concierto accesible y me encantó. Dos intérpretes de lengua de signos de Valencia, Raquel Díaz Millán y Amparo Fernández Vidal, interpretaron toda la actuación del grupo rumbero valenciano La Rana Mariana, de forma que las personas con discapacidad auditiva también pudieron disfrutar de las letras de sus canciones.




Ambas hicieron un trabajo excelente, se notaban las horas de preparación que habían pasado para adaptar la música a otra lengua y transformar las palabras en algo mucho más visual como son los signos. Además, se iban turnando cada dos canciones o cada vez que necesitaban un descanso, lo que me hace pensar que las dos se sabían todas las canciones... :-O
No solo se limitaban a interpretar las letras, también interpretaban (claro está) los agradecimientos y comentarios de los miembros del grupo e, incluso, los gritos de los espectadores (Altra cançoneta i "monanem"! Eh!). Una de las canciones la acompañaron de una batukada en el centro del local y la intérprete avisó a los asistentes con discapacidad auditiva de que miraran en esa dirección para no perdérselo (aunque por las vibraciones del suelo seguro que se habían dado cuenta de que algo pasaba).

Amparo Fernández vestía una camiseta oscura y lisa
para que la atención no se desviara de sus manos.

Por otro lado, siempre había una intérprete encima del escenario, incluso durante las partes instrumentales de las canciones, así que recordaban en cierto modo a unas gogós, bailando bien a la vista de todos (aunque de forma bastante más discreta, claro):


Como habréis visto, las ILSEs no solo interpretan las letras, sino que también se mueven al son de la música, manteniendo el ritmo. Os aseguro que esto no es tan fácil como parece. Intentadlo: imitad unos segundos los movimientos de las manos sin quedaros quietos de la concentración...

Una valla separaba al público de las intérpretes,
que signaban desde un podio (y no un colchón, como parece).

En cuanto a la localización de las intérpretes, las situaron a un lado del escenario, sobre un podio separado, y por cierto más bajito, así que verlas bien no era del todo sencillo... Pensad también que las personas sordas se pierden la información si no las ven, no como sucede con las personas oyentes, que aunque estén al fondo del local y detrás de una columna siguen escuchando la música. De hecho, si las personas con discapacidad auditiva quieren hablar con algún amigo durante la actuación, tendrán que mirarle y por tanto dejarán de «escuchar» la música que reproduce la intérprete.

Las intérpretes estaban situadas a la izquierda de los músicos,
de forma que para verlas había que situarse en la mitad derecha del local.

El de ayer fue en el primer concierto íntegramente signado que daba el grupo La Rana Mariana. En la sala Wah-Wah, donde tuvo lugar, no cabía un alfiler y de hecho comentaron que las entradas se habían agotado.

La Rana Mariana, durante la actuación.

Si fuisteis de los que os lo perdisteis, pero queréis ver en vivo y en directo un concierto con ILSE, el viernes que viene (23 de noviembre) a las 22:30 en la sala Wah-Wah también (en la zona del Cedro) actuará María Rozalén acompañada de la intérprete Beatriz Romero. Os dejo un adelanto:




Y una canción de ella también que me encanta :-)


No hay comentarios:

Publicar un comentario