lunes, 16 de septiembre de 2013

Cómo interpretar rap a lengua de signos

En otras ocasiones hemos hablado en el blog de canciones o incluso conciertos enteros interpretados en lengua de signos (La Rana Mariana, Rozalén). Hoy hablaremos de esto mismo, pero haciendo referencia al rap, un género musical que, ya de por sí, parece complicado de cantar, así que imaginad la dificultad que supone interpretarlo a lengua de signos.



Leí el pasado julio un artículo sobre la actuación de la intérprete Holly Maniatty en el Festival de Música y Arte de Bonnaroo, en el que interpretó al rapero Killer Mike, y que la ha hecho tan famosa como a Lydia Callis el huracán que llegó a Nueva York el año pasado. En un podio a mitad altura entre el escenario y el público, Holly interpretaba al ritmo de la música todo cuanto cantaba el rapero. Sorprendido al descubrir que no era una fan bailando —nunca lo habían interpretado a lengua de signos—, este bajó a su escenario y, en un reto por ver la capacidad de la intérprete, comenzó a cantar cada vez más deprisa y a soltar palabrotas y obscenidades (por ejemplo, preguntó cómo se decía «coño» en ameslán, la lengua de signos estadounidense).

Un amujer vestida de negro tiene los brazos extendidos, pues interpreta un concierto.
Holly Maniatty interpreta un concierto al ameslán.


Holly Maniatty interpreta ahora entre 30 y 40 conciertos al año, pero, cuando empezó, hace diez años, fue porque ninguno de sus compañeros de la agencia de interpretación en la que trabajaba quiso aceptar el encargo de interpretar un concierto de Marilyn Manson. Ella, con solo tres de experiencia, aceptó el reto de interpretarlo para que un usuario sordo pudiera disfrutar del espectáculo. Desde entonces, ha interpretado a artistas como U2, Eminem y Bruce Springsteen, que el año pasado se animó a subir al podio de las intérpretes para saludarlas.

Para prepararse para un concierto de los Bestie Boys —el último del grupo— en 2009, la intérprete dedicó más de cien horas a estudiar al grupo, memorizar las letras, repasar vídeos de otros conciertos,... Para el festival de Bonnaroo, Holly triplicó las horas de estudio —dedicó, solo para la actuación de Wu Tang, de 90 minutos, unas 50 horas de preparación—, y ,además, se dejó asesorar sobre signos dialectales y regionales para poder interpretar de una manera aún más fiel. Por ejemplo, el signo de «brotha», «hermano» en español, no se hace igual en Nueva York que en Atlanta, de donde procedía el cantante, así que Holly se documentó sobre los signos del slang utilizado específicamente en esta ciudad.



Cuando interpretó a Eminem, también estudió sus movimientos en el escenario con el fin de incorporarlos en su interpretación (ya comentamos en la entrada dedicada a cómo interpretar música a lengua de signos que hay que bailar al ritmo, no solo traducir la letra). Sin embargo, ni toda la documentación del mundo puede ayudar a los intérpretes de conciertos cuando los artistas deciden improvisar, algo que sucede muy a menudo en el rap y el hip-hop, los géneros en los que se ha especializado Holly. Para afrontar estos momentos, explica la intérprete en la entrevista, hay que estar familiarizado con la cadencia del género y ser capaz de signar muy deprisa, al ritmo que marque el artista. La anticipación y la agilidad mental son vitales.

«¿Qué pasa contigo, tío?» (What's up with you, man?), signa la intérprete.

Además, está claro que, como intérprete, debe tener templanza para no perder la concentración y dar lo mejor de sí misma cuando trabaja frente a un público numeroso. Nada menos que 15 000 personas la vieron actuar el pasado julio en Bonaroo, un festival que lleva interpretando ya siete años. En total, calcula que habría un grupo de doce o trece personas sordas entre los espectadores, aunque confía en que, con toda la publicidad que ha recibido por parte de la prensa, el año que viene se animen muchas más a acudir.

En muchas de las entrevistas que le han hecho medios estadounidenses, se comenta la polémica surgida a raíz de que interprete algunas palabras como «nigger», un término muy despectivo que se traduría al español como «negrata». Ella defiende que, como intérprete que es, su función consiste en transmitir fielmente el mensaje del artista, Wu-Tang en este caso. Los usuarios sordos ya decidirán si se sienten ofendidos o no por ella, si les gusta el estilo de música y el artista o no, pero no es su labor censurar, como quien le dice a los niños que se tapen los oídos para no escuchar una palabrota o que cierran los ojos cuando aparece una escena subidita de tono. Recordemos que el objetivo de la interpretación a lengua de signos es permitir que las personas sordas tengan acceso a toda la información en igualdad de condiciones que los oyentes.

Holly Maniatty con Billy Idol durante el festival de Bonnaroo.

Si queréis ver algo similar, pero en español, no os perdáis el siguiente vídeo de Rap contra el racismo, de El Chojín, interpretado en lengua de signos española (LSE) por Ilsevin. Ahora que ya sabemos cuánto trabajo se esconde detrás de una interpretación así, sin duda podemos apreciar mejor su actuación:

1 comentario: