miércoles, 6 de marzo de 2013

Con que las personas sordas no bailaban...

Pues para no bailar, mirad lo que son capaces de hacer estas 21 bailarinas sordas de China con la única ayuda de cuatro intérpretes que, desde los laterales, les van dando indicaciones sobre el ritmo de la música. Se estrenaron internacionalmente en la ceremonia de clausura de los Juegos Paralímpicos de 2004. Aviso de que, con solo mirarlas, transportan a otro mundo... es increíble. Menuda coordinación y control del cuerpo.



Generalmente pensamos que, puesto que las personas con sordera profunda no pueden oír la música, no hay manera de que disfruten de/con ella. Sin embargo, sí notan las vibraciones, y por eso a veces se sitúan cerca de los altavoces. Una alternativa para percibirlas es sostener un globo (algo típico de los conciertos, pensad en los globos alargados que reparten para aplaudir) o, si no, con un simple vaso con líquido basta (una excusa para beber, sí). Otra buena solución es el suelo de madera, porque transmite muy bien las vibraciones.

En Estados Unidos, Robbie Wilde se ha hecho famoso por ser DJ pese a no oír nada con un oído y solo el 20% con el otro. Empezó a pinchar hace una década en el restaurante de su padre y, desde entonces, no ha parado. Además de gracias al ordenador, Wilde también puede seguir la música gracias a su SubPac, una especie de cojín que le transmite las bajas frecuencias. Además, parece que tiene sentido del humor: tras una de sus orejas lleva tatuado «out of order», fuera de servicio, y asegura que, cuando alguien cuestiona la calidad de su espectáculo, responde que no lo ha oído.


Y, por último, os dejo con un vídeo de un perro sordo que se ha convertido en famoso... por su forma de bailar el blues, lo que encuentra una surfeando por Youtube ¬¬.

No hay comentarios:

Publicar un comentario